El Coaching, una herramienta de comunicación interna muy eficaz

Ayer asistí a una conferencia sobre coaching empresarial, impartida por Laura Argenté, directora de BLc y pude constatar que el coaching es cada vez menos una moda pasajera. En tiempos de crisis, una herramienta que puede lograr que un profesional potencie su rendimiento y desarrolle todos sus talentos en el mundo empresarial puede convertirse en una auténtica ventaja competitiva.

Entendí que el coachingcoaching es un proceso de aprendizaje que por medio de preguntas orienta a las personas a que encuentren por ellas mismas las soluciones a sus problemas y descubran cuáles son  los obstáculos que se están interponiendo en su crecimiento profesional. Para ello, el coach se encarga de  mostrar las distintas realidades que podemos interpretar ante una misma situación. Todo ello permite desarrollar recursos para adaptarse mejor a las distintas tareas o situaciones en el entorno laboral.

Sigue leyendo

Anuncios

La eficacia de las redes sociales

Desde hace un tiempo que existe un debate que pone en entredicho la supuesta eficacia de las redes sociales como herramienta de comunicación empresarial, un ejemplo de ello es el blog de Marc Vidal donde la polémica sobre el fracaso de las redes sociales todavía está en auge.
Pienso que quizás todavía nos falta mucho por aprender de las redes sociales para que se conviertan en un canal de comunicación realmente efectivo ya que antes hay que estudiar muchos factores, valorar sus riesgos y oportunidades y determinar su idoneidad teniendo en cuenta la estrategia de comunicación empresarial.

Sigue leyendo

Investigación online

Desde que estudié esta asignatura por primera vez durante la carrera que he tenido interés por la investigación de mercados.Desde hace un tiempo me planteo la existencia de otro tipo de investigación de mercado basada en el medio online y en si se ha diseñado una metodología para este tipo de investigación online. Herramientas como Google Trends permiten averiguar cuáles son los términos más buscados realizar análisis cualitativos de las búsquedas, pudiéndose consultar por ciudades, regiones y por idioma y comparar también la frecuencia en la que se realizan las búsquedas de varios términos. Pero no sólo Google es una gran fuente de información, redes sociales como 43 things.com donde sus miembros expresan sus deseos o propósitos o My Space donde se dan a conocer gustos musicales, foros donde los consumidores dan sus opiniones sobre productos o servicios. Todas ellas son aplicaciones, la mayoría gratuitas, que permiten conocer en profundidad las inquietudes, gustos y opiniones de individuos que pueden no formar perfectamente parte de una muestra representativa de la población  y  convertirse en sujetos objeto de estudio.

Màster en Comunicació especialitat Tecnologies Digitals

Fa nou mesos que vaig arribar a Barcelona per estudiar aquest màster i ara farà un any que vaig decidir cursar-lo durant el curs de gestió de reputació de Neus Arqués(curs d’estiu que recomano a totes les persones apassionades del món digital). I ahir en la última sessió del màster impartida per Enrique Alcat, expert en comunicació de crisis, ens va fer una pregunta que m’ha portat a escriure aquest post. La pregunta era la següent: ¿sabries resumir en  quatre  conceptes que has après en aquest màster? Al principi semblava una pregunta fàcil de respondre però la majoria de les persones que estàvem allí presents ens va resultar molt complicat i no precisament perquè no haguem après res, en el meu cas particular, perquè la quantitat de coneixements nous assolits ha estat tant desaforada que sintetitzar tot un curs en quatre missatges claus no era una tasca fàcil. Per aquest motiu m’he compromès a fer aquest esforç i a posar en pràctica alguns dels consells que ens va donar Enrique Alcat, que eren precisament estar preparat per a qualsevol pregunta i tindre arguments sempre per defendre qualsevol postura:

Sigue leyendo

Marcas personales

En la pasada edición de Cava&Twitts, dedicada a la  gestión de la reputación personal y corporativa on line,   se habló sobre la importancia de las identidades digitales que conviven en una organización, es decir, marcas personales que empiezan a valorarse en las empresas.  Se articuló un debate interesante en torno a la necesidad de tener en plantilla a personas con marcas personales consolidadas. Esta afirmación fue cuestionada, ya que desde un punto de vista directivo, puede que no interese tener a personas con marcas personales potentes que “secuestren” parte de la identidad de una organización si deciden no continuar trabajando en el mismo sitio.  En mi opinión, el principal capital de una organización son las personas y esto lo resume todo, su forma de ser y de actuar es crucial para la reputación off line y on line de una empresa y quien tenga una marca personal consolidada tendrá mejores oportunidades laborales.

Otra cuestión interesante que me hizo reflexionar es si realmente en el entorno digital la gente construye su marca personal atendiendo a criterios estratégicos. Entiendo que esto es una tarea muy díficil teniendo en cuenta la velocidad en la que se generan contenidos  sobre uno mismo, de los que ni somos conscientes muchas veces  y también, debido a  la falta de control de los mensajes que se emiten sobre uno mismo. Quizás gestionar estratégicamente la marca personal se convierta en una necesidad a muy corto plazo.

La culpa no la tienen los medios digitales

Hace unos días se publicó una noticia sobre un estudio que afirma que la cultura de los medios digitales causa indiferencia ante el sufrimiento. Opino que esta conclusión no es ninguna novedad y puede ser cuestionable, según Manuel Castells “en una cultura de medios en la que la violencia y el sufrimiento se convierten en un espectáculo sin fin…se instala gradualmente la indiferencia ante la visión del sufrimiento humano”. Entiendo que el  problema está en los contenidos violentos que se emiten, en el uso que se hacen de ellos (su frecuencia y  su cotidianidad), y por lo tanto el medio por el que nos lleguen, ya sea digital o no, es un factor secundario.